domingo, 23 de octubre de 2016

ULTRAIL LA COVATILLA 2016

Sierra de Béjar, uno de los lugares que tantas y tantas veces he visitado para caminar o escalar, en roca o en hielo.  A la que a tantos amigos que he llevado, para conocer e iniciarse en la montaña. Incluso recuerdo cuando llevé a mi perro Ginko, un Braco Alemán, que tuve que bajar desde el Calvitero al Travieso en brazos, dentro de mi abrigo, porque el pobre tiritaba.
Tantas cosas buenas me ha aportado esta sierra, que no podía dejar pasar la oportunidad de participar en su primer Ultra Trail.
Una carrera diseñada por Miguel Heras, un tipo sencillo, algo serio quizás, o cuanto menos tímido, al menos eso me pareció cuando recorrimos un tramo de la Ruta de la Plara en el Reto de Gonzalo de la Granja.
Este mes de octubre no es bueno para mi, ya desde hace más de 20 años, que estos mediados de mes, me recuerdan cómo se empezaba a desmoronar parte de mi vida, aunque poco a poco la hemos ido reconstruyendo con el apoyo de Belén. Pero resulta inevitable recordar que fueron días tristes. Y que esos días tristes han durado años. En parte por eso, grandes retos que me mantengan concentrado en otras cosas, en cierto modo me ayudan, aunque en esta ocasión, casi que me metían más presión, y es que no iba nada motivado, quizás por sentirme algo débil física y mentalmente.
El Ultrail La Covatilla partía las 7 de la mañana del parque de Béjar, allí donde nos dejaba el autobús cuando subía a la sierra desde Béjar, a veces a dedo, a veces a pie, tramos por carretera, tramos por sendas.
En esta ocasión, subiría a pie, y mucho más rápido de lo que jamás lo hubiera hecho con veinte años, y además, por un recorrido bastante más largo. 
Empezaba de noche, por lo que teníamos que tirar de frontal, y subías directamente hasta la Estación de esquí de la Covatilla, la pasabas y del tirón hasta la cuerda del Calvitero, o sea para calentar, unos 14 km con 1300m de desnivel positivo. No estaba mal, pero era para pensar que lo tenías que tomar con tranquilidad.  Dos avituallamientos antes de llegar a la cota mas alta de esta sección, en el primero decidí no parar, no me hacía falta, en el segundo, casi que no se podía del intenso frío.

Dividí la carrera en varios tramos, la planifiqué, cosa que nunca había hecho antes (iba bastante "cagado"), y los tiempos hasta aquí no se cumplían ni se acercaban, ya que iba mucho más lento de lo esperado, tanto como 1`30" el km más lento... no se en qué estaría pensando en casa cuando me marcaba estos tiempos...
Hacía un frío que apenas te permitía hablar o beber en el avituallamiento de la Estación. Veníamos de atravesar un bosque con mucha humedad y la ropa estaba calada, era inevitable, al menos para mi, tirar de chaqueta y guantes. También el viento pegaba fuerte arriba, y de cara, pero las vistas que tenía allí te hacía la carrera no sólo más llevadera, si no, incluso mucho más fácil. Aquello lo conocía, había subido allí muchas veces. Ver el remonte abandonado de Candelario me animaba mucho más. Ese remonte es la referencia para bajar al travieso cuando la niebla te sorprende y ciega el camino de vuelta. Allí, justo, allí, por donde estaba pasando, dormí la primera vez ue subí en invierno, tendría unos 19 años. Salimos tan tarde de Mérida, que la subida la hicimos e noche, cosas de chiquillos, y allí, sobre una inmensa bola de nieve, plantamos la tienda. A veces me recuerda como si estuviéramos acampados en el planeta de la portada del Principito.

Desde allí directos hasta la laguna de Solana, previo paso por la del Trampal, con algunas secciones algo complicadas y un paso que no te permitía descuido, si no querías acabad dándote un buen remojón en el charco.
Una vaca muerta en el camino nos avisaba de que lo que quedaba no iba a ser sencillo, y es que lo que quedaba era subir todo Arroyomalillo, desde la central.
También había hecho esta subida, varias veces en invierno, todo nevado y una tramo, este verano. Ya sabía a lo que me enfrentaba, y en este tramo se unió a la subida José y Manu (Jerteño y Montijano). La subida se hacía más llevadera, aunque Manu se empeñara en que lo que quedaba era lo que se veía, y nosotros le advertíamos, que no... aún, después de ese alto, venía otro, y después otro. Es una subida que parece no acabarse... aunque solo se hace interminable si no miras atrás y valoras lo que estás remontando, la de obstáculos que vas superando. Mirar atrás y ver cómo la Laguna de Solana se aleja y cada vez se hunde más a tus pies, era como sentirte cada vez más grande, más fuerte, más poderoso. Vencedor absoluto del que, quizás, fuera la sección más dura de esta carrera.

Va quedando abajo y pequeña, como ella misma te tuviera miedo de lo que vayas alejando. Parece que no quisiera quedarse allí, sola. Y eso te hace sentirte cada vez más fuerte.  Y es que en estos 10 km te subes más de 1000 metros, por unos pasos realmente técnicos y duros, por algunas trepadas, que cerca del III grado de escalada (quizás IV-), podrían estar, y eso, con los casi 30 km que llevas en las piernas, se llega a notar.

Pero al final ves que a penas te quedan unos metros para llegar arriba, y ves tan cerca el Torreón que te vienes muy arriba, ya pasó lo duro... ya si se acaba Manu, aquí hemos terminado. Es un espectáculo ver Hoyamoros desde aquí arriba, y el valle del Jerte, casi todo entero, a tus pies. Eres el amo, el........

Pero llega el Paso el Diablo antes de coronar. una complicada bajada en las condiciones en las que vas. A mi es un paso que casi siempre se me atraganta, bueno, al menos cuando lo bajo con los crampones puestos... esta vez, no se si iba emocionado, pero la bajé muy cómodo. Algo menos Manu y José. Cuando me quise dar cuenta estaban un poco más atrás, pero seguro que me cogían pronto.

A partir de allí, tocaba bajar, y bajar y bajar, una interminable bajada hasta Hervás, espectacular la bajada hasta Hoyamoros, y precioso correr por los prados de este circo por donde tantas veces había subido en invierno.
Ya iba sólo, completamente sólo. Miraba atrás y no veía a nadie, pero es que tampoco conseguía tener una referencia delante. Entonces vi a un voluntario y bromeando le dije que era el primero, que animase, pero el tipo, algo serio, y con pocas ganas de broma, me soltó -"pues llevas 60 o 70 delante, quizás más"- lo que a mi no me afectó lo más mínimo, al fin y al cabo estaba bastante bien... dentro de los 100  primeros como antes había bromeado con Javi, David y José en nuestro gran hotel cinco estrellas...
Y es que nos habíamos hospedado en un hotelillo...hostal, para ser exactos, que bueno, para lo que valía, no estaba mal del todo, si no fuera porque a mi se me undió la bombilla de la lámpara y tuve que usar el único enchufe que había para encender otra lámpara de mesilla, y con un ladrón poder cargar el móvil y el reloj... Julio (Villanueva) también se quedó allí, según me contó cuando le alcancé en Candelario -"Si, me he quedado en un hostal, algo cutrecillo en Béjar"- Acerté al decirle el nombre... era el mismo que el mío.

A lo que iba, que se ve que al decirme el amigo que iban 70 tipos delante de mi, me dije que me lo tomaría con calma, total, ya no iba a ganar la carrera...
Algo más feo era el recorrido desde el Avituallamiento después de Hoyamoros (donde solemos dejar el coche cuando subimos a hacer alguna invernal) hasta Hervás. La bajada por la calzada de piedra hasta el espectacular barrio judío, se me hizo interminable, con innumerables torceduras, tropiezos y alguna caída leve. Deseando terminar.

Pero llegar a Hervás era síntoma de que se podía acabar la carrera, era decir que sólo te quedan unos 30 km, y según el perfil, parecía estar terminado. Lo malo, que ya hacía bastante calor, que las piernas las llevaba con calambres desde que iba cruzando Hoyamoros, allí por el km33, y es que se empezaba a notar la falta de entreno de las tras semanas previas con un cúmulo de circunstancias que me impidieron, al menos, adquirir la confianza que este tipo de carreras requiere.

En Hervás llegué bastante motivado, sobre todo porque me iba a cambiar de zapatillas, y es que me volvía loco por calzarme unas zapas más blanditas para lo que me quedaba.

Cambiándome sentí un golpe en la espalda y allí estaba Andrés. -"Acho me retiro, que es que me duele la barriga, tengo una pelota..."-  "Nada de eso, vamos a seguir hasta el siguiente, que puedes acabarla, aguanta un poco que puedes"
Me hizo caso, se animó, esperé un rato a que se preparara y empezamos el camino juntos, pero creo que algo más que, sólo la barriga, le estaba jugando una mala pasada.
Era el km 53, quedaban unos 30km aún, no demasiado duros si empiezas la carrera ahí, pero si algo terroríficos si llevas 50 con más de 3000 metros de subida.
Yo me obsesionaba un poco con llegar a Peña Negra de día, a Andrés lo veía cada vez más atrás, hasta que dejé de verlo definitivamente.

Me uní a un "asturianu" bastante majo y empezamos a tirar el uno del otro. Los dos íbamos algo cargados, pero parece que ninguno se atrevía a expresarlo. Hablamos de la Travessera, laTravesserina y del Desafío Somiedo. De que su chica había estado haciendo el Maratón y que se quedaba algún día más de vacaciones entre Béjar y su camino de vuelta a Gijón. No solía usar el teléfono, así que no sabía si habría acabado, o no, ni cómo. Le decía que me volvería esa misma noche, en cuanto acabara la carrera. Cenamos casi juntos, en mesas diferentes y seguimos comentando algo de la carrera.

También me uní a un chaval de Coria (Sevilla) la madre que lo echó, se descojonaba de todo, de cualquier cosa que comentáramos el grupeto que íbamos, se partía de la risa. Creo que habría tomado uno de esos desayunos de los que Santiago Segura le ofrecía al abuelo.

Pasando Baños de Montemayor, empecé a dejarlos de ver, luego les volví a alcanzar en la antigua vía del tren. Bien merece un paseo, eso sí, algo incómodo, pero el otoño hace del Ambroz un Valle Mágico...

Definitivamente, antes del Puerto de Béjar se separan todos de mí, había parado a mear, cargar el teléfono, que se me había fastidiado la batería y ya no conseguí alcanzarles, aunque  casi llegando a Peña Negra los tenía a tiro, pero de nuevo tuve que parar a sacar el frontal y el buff.

Si, se me hizo de noche, a unos 400 m de coronar Peña Negra, último avituallamiento. Como ves, no conseguí mi obsesión de llegar de día... pero tampoco estuvo mal mirar atrás el valle del Ambroz lleno de luces, y ve lo alto que volvías a llegar, y es que fueron km con 700 m de subida.

Ya sólo quedaba bajar, llegar a meta y listo, habría acabado otra batalla. Me habría dado cuenta de muchas cosas que puedes conseguir, había sido un ejemplo de autosuperación.
Comencé a bajar tranquilo, sin prisas, veía que estaría en torno a 14 h, no estaba tan mal, incluso antes me habían confirmado que sólo unos 30 habían pasado delante de mi (lo que me hizo pensar que no iba tan mal, aún dentro de los 100 ). Pista y algún sendero, algo resbaladizo algún tramo, y es que caí de una manera tan tonta que me hizo darme cuenta de que si iba regular... y es que me resbalé, y caí de rodillas, y soy perfectamente consciente de que dejé caer el resto de mi cuerpo de bruces contra el suero, sin tan si quiera, poner las manos para evitar morder el suelo. Entonces, decidí quedarme quieto, por miedo a sufrir calambres que me impidieran levantarme. No se veía nada, noche cerrada entre árboles, sendero blando, por lo que pude comprobar, olor a tierra mojada, por suerte no la llegué a saborear. Entonces, cuando paso un tiempo, comprobé que no me estaban dando esos temidos calambres, y me incorporé lo más rápido posible y seguí, antes de que alguna parte de mis piernas se bloqueara.

Ya algo despistado, me perdí al llegar a una carretera. Un chico me dijo -"gira ahí que hay un sendero que va a Béjar"- Pero yo ya no veía ni sendero ni curva... bajé, volví a subir, volví a bajar y otra vez arriba, empecé a dar voces, como si fuera una peli de miedo o el inicio de un concierto de Los Suaves "¿Hay alguien ahí? ¿He dicho, Hay alguien ahí? ¿Para ir a Béjar? ¿Holaaaaaa? 
Pero nada, así que decidí bajar por la carretera, cuando de repente me encuentro dos balizas...5 minutos perdidos por la breve explicación del viandante... haber detallado que tendría que bajar unos 100m...

Pero ya estaba llegando, un susto más con el flash de un fotógrafo y llegar a la antigua N-630, cruzarla y empezar a emocionarme, como casi siempre que acabo este tipo de carreras. Recibir los ánimos de la gente, y en especial de Juanfran, Javi (Pla) y resto del equipo Pirata. Buagg un subidón. 

Mirar al cielo y decirte, "lo volví a conseguir".

LA CARRERA
Sólo aquellos que conocen la sierra, podrían imaginar un recorrido así. Pero pocos se deciden a hacer todos estos tramos del tirón, así "sin anestesia ni ná", quizás sólo uno, se aventuraría a meterse del tirón estos 82 km para ver qué tal es el recorrido. Ese es Miguel Heras, supongo. Tampoco es que se haya dado mucho bombo este personaje como organizador de la carrera, si, aparece en los medios, como imagen, y como organizador, pero lo cierto es que, a priori, parece muy humilde.
Béjar, una localidad que abandonó su industria textil, y que ahora, parece que la conocemos por su ´polémica estación de esquí.
El recorrido surca tramos bastante montañeros, muy técnicos y en los que tienes que tener bastante coco, para no bloquearte demasiado en ellos.
Algunos pasos de bajada a la Laguna del Trampal, y varios en la subida por Arroyomalillo, te exigen un máximo de concentración si no quieres sufrir un buen susto.
Se eliminó la subida por la canal de los Hermanitos, no dudo que en la próxima edición se ascienda, aunque si que es para pensárselo. Sólo la había subido llena de nieve, hasta este verano, y me resultó bastante peligrosa, sobre todo por la de piedras que caerían.
El prado del circo de Hoyamoros es sencillamente espectacular, no tenéis más que ver las fotos.
La organización, es perfecta, o casi perfecta, algunos errores en la ubicación de avituallamientos, al menos hubo dos que no encontré desde el Torreón a la Garganta. Pero los que había estaban perfectos, la gente, una pasada de amable, sonriente, y agradable, pese al frío, el viento o incluso el calor. De lo mejor que he visto en tierras españolas.
Buen ambiente de público, voluntariado en sitios que ni te los imaginas, joder comparas con otras carreras de 40-50 km en los que te pasas 10 que no ves a nadie y con un acceso infinitamente mejor. Esto te transmite seguridad. En las partes más complicadas, no pasabas más de 2 km sin ver un voluntario, y sobre todo, en los pasos difíciles, siempre alguien dándote indicaciones.
Eché de menos alguna banderola en la parte Extremeña... si de esas que tan chulas de la organización, vamos un detalle sin importancia.
Si que cambiaría algunos tramos, que coinciden con las oras del día, o de la carrera que pasé más calor... normal ;-)

Sinceramente, creo que repetiré.
TAMBIÉN DIO PARA:
Pensar, mucho pensar y sacar conclusiones. aquí os dejo el enlace del anterior post sobre ultras.
Carreras de Ultradistancia, La Cabeza.

CLASIFICACIÓN
https://sportmaniacs.com/es/races/i-ultratrail-la-covatilla-2016/57fb572b-0c34-428b-9e45-22d1ac1f1aa9/results/official

GALERÍA


EL RECORRIDO


WEB DE LA CARRERA


http://ultrail-lacovatilla.es/