domingo, 14 de julio de 2013

GRAN TRAIL DE PEÑALARA 2013

Hace justo una semana que realicé la última tirada larga, en principio debían ser unos 28 km, pero ya llevaba unos días con molestias en mi rodilla derecha y sólo hice 22km, para reservar la rodilla. Los entrenos de la semana que esperan los acortaría, cambié días de carrera por bici y natación.
El miércoles fisio, una buena descarga previa, que desde el UTSM no volvía, y me venía bien.
Pensamos que las molestias en la rodilla puede ser de la “pata de ganso” o algo así me comentó la fisio, posiblemente de un músculo que se inserta en el, pero no recuerdo el nombre. Me colocó una cinta para ver qué tal.
Jueves comida del insti, y Viernes preparar los últimos detalles para salir sobre las 12. La idea era llegar pronto, comer en el camino y una buena siesta antes de la carrera.
De camino paro en Navalmoral a ver a mi amigo Jose, hacía tiempo que no nos veíamos, y me venía bien una parada, por eso de que no conviene hacer más de 2 h de viaje....(es la primera vez que paro por este motivo)
Después tendría que parar un poco después para comer porque parecía que en la A-6 había retenciones del narices, y llegaría demasiado tarde a comer en Navacerrada. Un tuper de pasta, una latita de refresco y jopito.
A pocos km de Navacerrada, de nuevo retenciones, Fernando Alvez, está esperando allí desde hace tiempo. Al final sobre las 17 llego a Navacerrada, me encuentro con Fernando y vamos a por el dorsal. La camiseta un poco cutrecilla, la braga que te dan tiene mejor pinta, y publi, pa no variar. Echamos el cafelito de rigor, y empezamos a hablar de la siguiente. TRANSGRANCANARIA. Casualmente poco después nos encontramos con un puesto donde promocionan la carrera, una simpática chica nos regala una camiseta de The North Face, así que más contentos que unas castañuelas... De aquí a intentar dormir un poco.
La verdad es que con calor, el coche no es el lugar más ideal para echar una cabezada, En el UTSM, en la casa rural, me pegué dos horas profundamente sopa, aquí a penas pude cerrar los ojos del calor. Casi en pelotas dentro del coche, y sudando como un pollo.
Nada, empiezo a preparar las cosas y decidir qué llevarme. Los geles, barritas, y los huesitos están calentorros. Preparo unos bocadillitos de jamón cocido y queso.
Quedamos con Javi Moreno, Paco, Rubén y Jose para cenar... pasta, bueno algunos unas pizzas. Después se incorpora el equipo de Villanueva, Víctor, Julio, Jose y Fito. Joer allí estamos unos pocos. De la larga creo que el único novato en esta soy yo...
También anda por allí Marco A. de Mérida del Diocles, pero hasta la salida no le veo (Dió una buena voz en la salida, mirad el vídeo)
A las quedamos de nuevo para control... bueno o lo que sea, el control consiste en responde SI a la pregunta “¿Lo llevas todo? ¿Y pilas?” así pasamos unos cargados hasta los ojos, otros con lo mínimo. (Esto es algo que no entiendo muy bien, muchas exigencias para luego...)
Algunas fotos en la línea de salida, cerca de las 23:00, ya empiezan los nervios. Ya es de noche.
Se oyen entrevistas a los “grandes” aunque grandes somo todos los que estamos en ese corralito.
Mucha gente, demasiada, estamos los de 80 y 110 km. Esto no me mola nada, demasiado masificado. Creo que debe ser regulado este aspecto en esta carrera.
Cuenta atrás.
Preparo la cámara de vídeo del tlf.
10-9-8-7-6-5-4-3-2-1....
A tropel. Uff, un buen rato caminando hasta que se ensancha la calle. De los 6 o 7 que estamos, desaparecemos todos, en 200m cada uno ya va por su lado. Joer me da la sensación de que voy a ir de nuevo solo, pero es que yo prefiero regular mi propio ritmo.
Salmos de Navacerrada, una pista de tierra, una niebla... de polvo, vaya mierda, parecemos un rebaño de ovejas levantando una impresionante polvareda.
A los 3-4 km desvío para coger una senda. Pfff, de nuevo vaya mierda, un montón de tiempo caminando, parando, por una senda que a penas cabe una persona, no te dejan pasar, y los que te pasan medio a empujones... esto no me mola nada, como siga mucho tiempo así, paso y me doy la vuelta.
Así estuve un bien rato. Pensando que esto será un puro coñazo.
Mierda de nuevo, no cambié las pilas del frontal y la luz es tan tenue que la de los que están detrás de mi, me provocan sombra con mi propio cuerpo, y mi frontal no es capaz de neutralizar.
Tengo que parar, lo hago en la Fuente de la Campanilla, el agua está que te cagas de fresquita, bebo y cambio el agua caliente de mis botellas, cambio las pilas, me encuentro un poco más animado.
Empezamos la subida a la Maliciosa, sube, sube, sube.... así unos 7 km hasta superar los 1000 m+ del tirón en 7 km. Los últimos 600 m son más abiertos y se “circula” mejor. Ahí puedo adelantar unos cuantos y desahogar un poco las retenciones.
Primer control en Maliciosa, impresiona, cuatro o cinco calles iluminadas con luces rojas a 2200m de altitud. Mola. Esto me va gustando más. Me encuentro genial, casi sin darme cuenta me he quitado ya un buen cachito.
Pero de nuevo todo cambia a “mierda de bajada” cuando nos empezamos a juntar un mogollón de peña bajando. La bajada es muy técnica, pero no considero que tanto para cómo bajaba la gente. Lo peor es que no te dejaban pasar, era como si a algunos se les fuera la vida en la bajada y no querían perder ni un solo puesto, y joder quedan 100 km.
Ese apretar, parar, correr, frenar... cada 10 segundos, me empieza a cargar la rodilla, y empiezo a notar las primeras molestias. Pese a eso, arriesgo un poco más en la bajada (un poco bastante) para quitarme un buen grupo de gente y poder llevar mi propio ritmo, pero ya ando tocado.
Llego al avi de Canto cochino, así que para evitar atascos en la siguiente subida, paro poco, no necesito nada. Mando un guasap a la famili (ya les llegará) eran las 2 de la mañana, tres horas para hacer a penas 18 km...
La subida siguiente es corta, siguiente avi, km 30 aprox, y empezar a subir a la Morcuera, casi otros 800m+ subiendo en unos 10 km pero muy llevaderos, por pistas muy cómodas, pero muy aburridas. Subo bastante bien, no tengo problemas en la rodilla, o al menos no lo noto...
Empiezo la subida sobre las 4 de la mañana.
Arriba está sobre el km 40, ya clareando, arriba hacía frío y había un corredor arropado con una manta, con muy mala pinta. La verdad es que era para parar poco. Hace aire, es frío, y vas muy sudado. Pero, no es necesario un cortavientos en principio, pero la bajada hay que hacerla activo para no enfriarse mucho. La parada en el control es muy corta, a penas unos trozos de naranja, cocacola, gominolas, y saco mi segundo bocadillito.
Comienzo a bajar, a buen ritmo, pero ahora de nuevo me acuerdo de la rodilla, igual fue el frío, o lo mismo, que ya está diciendo basta.
Me había dado algunos golpes, y un par de torpes torceduras de tobillo, al mantener el equilibrio, giré la rodilla, y me avisó de que eso no lo hiciera más, que como vuelva a tener algún tropiezo, se revelaría y me haría mucho daño.
Seguí bajando pero con mucho cuidado, por donde yo podría ir a toda pastilla, a penas iba a 6/7m/km. Ya empiezo a darle vueltas a la cabeza.
Veo Peñalara al fondo, y recuerdo el tramo de bloques hasta la cima, me empiezo a agobiar.
Comienzan los pensamientos de que por ahí lo iba a pasar mal, y en la bajada de Peñalara, con la carga de ese tramo iba a alucinar.
¿Qué hago? ¿Sigo después de Rascafría hasta el siguiente control? O no arriesgo más. En Rascafría la retirada es fácil, porque hay mucha gente, turistas... y no sería difícil llegar pronto a Navacerrada.
Pero la verdad es que estoy a tope de fuerzas, no estoy nada cansado, puedo terminar bastante sobrado de fuerzas.
Tardé 8 horas en la primera mitad, en hacer 55 km y +2500m. Es inevitable pensar en los tiempos, pero podría terminar en unas 18/19 horas. Serían unas 10 más. Y de día disfrutando del paisaje, subiendo a Peñalara, con mi familia que se desplazaría a la Ganja... tenía todos los ingredientes para seguir, al menos hasta la Granja.
Pero para parar en la Granja e ir fastidiado, me paro aquí.
¿Qué hago?
Todo esto me va rondando en los últimos km de la bajada.
Llego al puente del Perdón en Rascafría y decido que hasta aquí he llegado. Quedan dos km para el avi y el control, son cerca de las 7:15 de la mañana, ya no quiero ni correr.
Empiezo a caminar. Pero troto un poco para ver sensaciones. Duele.
De nuevo me doy cuenta que lo mejor es parar.
No puedo evitar que las lágrimas broten de mis ojos.
No se si por no terminar o por el agobio de la rodilla.
Llamo a Belén para tener una nueva opinión. Pero claro a esas horas está dormida.
Decidido.
Mando whatsapp a la Familia con la decisión.
“Abandonp en Rascafría”
Llegué al Polideportivo y pongo en Facebook, “hasta aquí he llegado, no puedo más”
Ya saben todos que no he terminado el GTP13.
En el poli, como, aunque no tengo muchas ganas. Me cambio de ropa, me pongo la previsible para el segundo tramo, no sea que me de por seguir.
Pero no, mejor no.
Resignado cojo recojo todas las coras que hay tiradas por el suelo, camisetas sudadas, calcetines sucios, medias de compresión, mallas sucias...
Recojo todo, lo aprieto en una mochila y me acerco lentamente al control.
“Verá.... es que... no puedo seguir...abandono la carrera...”
Entrego mi dorsal, como si me despidiera de algo importante, pero no es más que un papel, con el número 154.
Subo las escaleras del Polideportivo y me dirijo a la carretera. Allí me siento, reflexiono, y comienzo a hacer autostop. No estaba para perder mucho tiempo con los autobuses de la organización. Me costó dos viajes llegar a Navacerrada.
Se había acabado todo.
Aviso al resto de mis compañeros.
Me voy a Cáceres.
Otro año será.




3 comentarios:

Javi Moreno dijo...

Decision acertada,amigo, lo mas importante eres TU, carreras hay miles, y tu eres unico, asi que a recuperarse y a dar batalla, y si coincidimos en otra sera un placer

PASITOAPASITO2011 dijo...

No pasa nada Javi, hicistes lo que devias, como ha dicho Javi Moreno hay mas carreras.
Animo

Marco A. Garcia dijo...

Esperemos que esa rodilla coja el tono y recuperes la confianza en ella. Eso es lo que importa. La carrera, en un futuro la acabarás seguro, si es que vuelves, porque por los comentarios parece que te decepcionó bastante. A mi me has hecho dudar porque la tenía pensada como objetivo para el año que viene, ahora y después de la descripción de Kiko de la Travesera de los picos de Europa, no se cual plantearme... en fin ya veremos. De todo se aprende, creo que esto que te ha pasado, a todos nos llega y debe ser duro... también hay que aprender a entender cuando hay que parar, la palabra abandonar no sirve, no se trata de eso... Nos vemos en los montes...