lunes, 25 de mayo de 2015

IV ULTRA TRAIL DE SAO MAMEDE.2015





 


¿Quién me iba a decir hace dos semanas que terminaría esta edición?
En la carrera de la Garganta de los infiernos ya empezaba a notar molestias, después en la de la Sierra de la Mosca, la molestia era un dolor insoportable, tanto que casi estaba decidido no participar en esta cuarta edición del UTSM.
Durante las dos últimas semanas apenas hice un entreno de más de 8 km y las sensaciones eran nefastas, un dolor en los metatarsos del pie me impedían correr más de 2km sin dolor.
Pasito a Pasito y CxM El Pocito
 Así, me pasé estas dos semanas, centrado al 100% en recuperar el pie y buscar la manera de intentar colocarme en la salida.
Todos los días el tratamiento era poner hielo, cremas antiinflamatoraias e hidratantes, estiramientos, masajes, varias veces al día y hacer multitud de pruebas de calzado, combinando unas plantillas de uno con otro calzado... al final la opción de calado se declinó por el más viejo, y suela más desgastada.
La estrategia de la carrera en cuanto al calzado fue, La Sportiva que tenía más vieja, llena de agujeros y casi sin suela hasta Marvao, Saucony Excursion TR hasta el Convento y unas Salomon más que planas hasta meta.
Lo que fuera para poder, al menos, intentar acabar esta carrera, que me ha dado mucho.
380 sería el número que me acompañara
Como cada año, llegaríamos a por los dorsales sobre las 18:30 (portuguesa, las horas que ponga serán las locales) Pepín, Chiky, Pescao y yo, allí nos encontramos con Marcos. Fotos, y nervios antes de irnos al hotel que año tras año repetimos.
Allí preparamos todo el material antes de irnos a cenar a O Martinho, donde también repetimos el año pasado y llegó Ángel y Rosa . Comida tradicional portuguesa de buena calidad, rica y precio razonable. El punto lo pusieron los 8 niños que montaron la bulla del año.
Espeto de novilho fue la elección de esta edición, espectacular. Arroz, ensalada, chorizo, bacalao.... empache, pero más leve que la del 2014...
Una ducha rápida para despejar y a la salida.
El café del quiosco de la entrada del Estadio, nos acabó de dar la chispa final, amargo, sin leche...
Estaba realmente cagadito, y los nervios que había pasado este viernes, creo que se percibían a kilómetros. No tenía nada claro el día de hoy, es cierto que me daba cierto miedo salir, para darme la vuelta antes de llegar al primer avituallamiento, pero había que intentarlo.Lo peor sería tener que volverse pasados 20 o 30 km...
O Martinho
Salimos relativamente vivos, no demasiado lento, para tratar de evitar exceso de polvo, pero lo cierto es que la niebla que se formó dificultaba bastante el avance. Eso unido a los potentísimos frontales que algunos participantes llevaban y que te daban una sombra bestial, hacía casi imposible ver por dónde ibas. Empezaba a agobiarme ir a ciegas. perdía incluso el relieve. Dudaba si serían las pilas o la potencia del resto. Le digo a Pepin que adelantáramos un poco, pero el se puso a volar. ya no le vería hasta el 30.
No paro en el primer PAC, no es necesario aún y si creo que es importante seguir y adelantar puestos para evitar aglomeraciones y sobre todo ahorrar algo de exposición al sol al final.
Después de PAC 1 vamos un rato Peseta y yo, pero poco después continuamos cada uno por su lado.
Al PAC 2, Alegrete, ya voy sólo. Allí me empiezo a encontrar con amigos del ACP, buen ambiente en este pueblo, como siempre, preciosa entrada en el y bonita ubicación del Avituallamiento.

Próxima parada Antenas de San Mamede (PAC 3) y entre ellos, empiezan las primeras sensaciones de arcadas, aunque lo controlo bastante bien casi sin parar. Me da la sensación de que la subida a las antenas ha cambiado algo su recorrido, aunque no lo recuerdo bien. Allí paro un ratillo más, y me encuentro con Falcón y Peseta, de nuevo. Saliendo de allí, cada uno a su ritmo y creo que soy el último que sale de allí. Hasta el siguiente no encuentro a Peseta, a Falcón no le vuelvo a ver, hasta El PAC 9 siempre pensaba que iba muy por delante.
Si recuerdo bien el tramo que venía ahora. Allí me adelantó a tropel el año pasado todos los conocidos de Mérida, pero entonces apenas podía correr por el esguince de hacía un mes.
En el PAC 4 -Sao Juliao- me encuentro a Pepín que se ha caído, en la bajada debido a la sobra de los potentes frontales que nos daban sombras. También a Manuel Perozo, que iba fastidiado. Peseta de nuevo allí y salimos Pepín, el y yo hacia delante.
Tenía un calor increíble, y me quito una de las camisetas que llevo, y sobre todo un sueño espectacular, que sólo me hacía pensar en echarme un rato a dormir un rato. Qué sensación más extraña, que a priori podría ser normal, serían sobre las 4 de la mañana...
Entonces (no se en qué moment) me separo de ellos, y sigo hacía delante, el pie iba bastante bien, ya 40 km y las molestias no eran más que molestias, muy soportables, excepto cuando pisaba alguna piedrecilla, que por pequeña que fuera, me hacía ver más estrellas de las que había.
Cerquita de España, de nuevo unas arcadas brutales, aquí si tengo que parar, y es que me resultaba imposible dar un paso, empecé a agobiarme, muchas ganas de vomitar, pero nada que echar. Perozo es el único que para a preguntarme, pero estos momentos es mejor pasarlos sólo, el sigue, pero yo me quedo parado. Joder este si fue un mal rato, y además las molestias en el pie empezaron a más, sería posiblemente algo psicológico, y es que empezaba a dolerme todo.
Cuando llego a Porto da Espada, esperaba encontrarme a Chisco, que suele esperarme allí, pero no estaba. Más amigos del ACP y Rubén Monteiro, otro trailer portugués, con el que intento tirar un rato, después de comerme una buena bifana, pero no puedo ir a ese ritmo.
Siempre a mi lado, Mil gracias.
Ya ha amanecido, y físicamente me encuentro genial. El coco también va medio bien.
Pienso en Marvao.
A ratos noto dolor, a ratos me olvido de ellos. Buena bajada hacia el rio Sever, y justo antes de cruzar la carretera, sorpresa, dejo de ver balizas, no porque estuviera mal marcado, si no porque iba despistado y en vez de girar a la izquierda, no se por qué seguí recto por un cortafuegos hacia arriba. lo bueno es que he pasado por ahí 5 veces, una de ellas cuando hice el primer entreno de reconocimiento del recorrido en 2012. No se en qué iría pensando.
Vuelvo, y hago el recorrido normal.
Llego al Sever. me quito las zapatillas y la mochila y ni dudo un momento en meterme en el agua. Uff, qué frequita, me despejó completamente, y creo que ha sido el mejor acierto de toda la carrera. Parece que perdería mucho tiempo, pero ¿Qué son 5 minutos cuando tienes una prueba de 14 horas? prefiero disfrutar de ese momento.
Me extraña que no estuviera Chischo como siempre, incluso le busco por allí a ver si estuviera en alguno de los coches que había aparcado. Igual he llegado demasiado tarde. él hace la corta en un rato.
Pero ya empezando la subida a Marvao me llama, y por lo que se ve, llegué demasiado pronto. Ya nos vemos en la meta...
Se me hace mucho más corta esa subida a Marvao, al menos esa es la sensación que tengo, pese a sufrir de lo lindo en la calzada en la falda de la montaña. En cualquier caso, si o si, la última subida antes de entrar en el castillo... es mortal!!
Pero por fin he llegado al PAC 6, Marvao, recuerdo como siempre la llegada del primer año, Entrada por la puerta, Belén, mi padre y mis dos peques. Elsa con apenas 2 años, y Héctor que celebraría su 4º cumpleaños...
Entré en el servicio del castillo a remojarme un poco, después control de tiempo en la puerta y directo al guardarropa.
Cambio relativamente rápido, apenas 20 minutos me he parado esta vez, cambio de calzado, crema protectora, bocata de queso y salchichón (nuevo este año) y después, abajo, una sopa. Uff el remate cómo estaba eso de rico.
Allí están todos preparados para el TLSM.
Marvao... sin palabras.

Seguimos, Bajda mortal por calzada, estrellas y estrellas de dolor. Me encuentro con Carlos Charrua, un buen tipo, con el que coincidí en el I Trofeo Trail Vicentino trato de ir con el, hablamos un rato, de cómo nos ha ido estos dos años, pero empiezo a tener que parar para mear demasiadas veces. Me extraña, porque cada 50/100 m tenía que estar parando por las ganas de mear, que tenía, pero lo cierto es que después no echaba ni gota... después de bajar de Nuestra Sra da Penha empezó a dolerme los riñones.
No había prisa, si hay que parar, se para...
En la subida antes de Carreiras (PAC 7) llega la locomotora de Luis Semedo. Joder cómo iba!!! el siguiente del maratón no nos pasaría hasta el final de la calzada de N. Sra. Da Peha (PAC 8).
PAC 9. Calor....
Al llegar a Carreiras, me encuentro con Hleder en el PAC, y siento cierta emoción de verle (un abrazo muy fuerte amigo). allí sigo con Carlos, y vamos a encarar la subida al PAC 8, la calzada es mortal para mi pie. Él se va hacia delante porque no puedo seguirle con el dolo. Ya haccía bastante calor y el pie cocía. Rozaduras en la axila (o sobaco...) para rematar. Así que me quito la camiseta... ahora a quemarse la espalda !!!
Llego fenomenal de fuerzas al PAC, nada cansado, pero con muchos dolores, es una pena ver cómo causas externas a la preparación de estos tres meses, pueden afectar tanto al rendimiento en carrera. Pero lo cierto es que cada vez veía más seguro el terminar la prueba. sólo queda sufrir un poco.
De Castelo de Vide a Convento da Provença,  (PAC 9) son 12 km, pero son los peores 12 de toda la carrera. calor, falta de agua (ya conocía algunas fuentes donde refrescarme a parte del avituallamiento extra con agua de Sao Mamede). Referencia, la antena "disfrazada" de pino. Vamos a por ella. Ya nos empezamos a juntar demasiados en algunos pasos. Los del TLSM y TCSM más los del UTSM.
En Convento da Provença. PAC 9.
De hecho en una bajada entre robles, al tener limitada la visión por la gorra, y adelantar a dos corredores algo lentos, meto un leñazo con un tronco, que aún me duele...
Llegada al PAC 9, esto está hecho. Allí todos, Belén, Héctor, Elsa, y el resto de familias de los amigos me dan ánimos.
Pregunto por el resto. Diego y Gonzalo pararon en el PAC 3, Falcón y Pepín acaban de salir del 8, Marcos de Marvao, y Pescao y Chiky, andan más atrás.
"vas bien" "ánimo", pero lo cierto es que no iban las cosas tan bien, tenía mucho dolor en el pie, y en la vegigam, riñones o lo que sea, pero lo mejor es no decir nada y no preocupar, aunque después me diría Belén que no llevaba buena cara...
Esa sonrisa... mi hijo.
La parte inferior de los metatarsos están morados, hacía calor, pero iba allegar, vamos, esta oportunidad de conseguir la cuarta, no me la quita nadie.
El resto lo haría muy tranquilo, y es que no avanzaba teniendo que estar parando constantemente a mear. Dar 20 pasos y parar...
Última subida, N. Sra. Da Penha de Portalegre, último PAC, y última bajada, por escaleras, a brincos.
Llamada a Belén, quedan 5 km para llegar, "cómprame una sandía que me muero de sed".
A 1 km me encuentro a un tipo dando voces llamándome. Ostras Ángel, no se cómo se las apaña pa llegar a todos sitios.
Centros comerciales, paso inferior, y a entrar en el estadio.
Sin palabras.
Siempre conmigo.

Como siempre emocionante, me acompañan Héctor, Elsa y Ángelito. Me llevaban a carajo sacao y yo como siempre, diciéndoles, "Si queréis vamos andando" y ellos "nooo". Belén corriendo detrás haciendo fotos.
Estampa que se ha estado repitiendo desde 2012, y pese a repetirse año tras año, me sigue emocionando como la primera edición...o más.
En meta también Diego, fuerte abrazo.
Y Rosi, con Rosa y Vanesa con sus niñas.
Y Gonzalo y Eva.
Todos esperando a todos, Gran valor.
De allí a comernos unas bifanas, y al Convento a esperar al resto.



Ya son cuatro ediciones consecutivas

Cada carrera lleva su dedicatoria. Esta siempre lleva la misma.



LA CARRERA EN IMÁGENES.
TRACK LA CARRERA

CLASIFICACIÓN


EDICIONES ANTERIORES.
2012      2013      2014      2015
    
Cuatro ediciones, de una carrera que, como siempre, es perfecta, que lleva un sacrificio y un trabajo brutal. No conozco una sola carrera con este despliegue de voluntariado tan bestial y sobre todo una carrera de tanta distancia.
El AC Portalegre, como siempre al 100% apoyando a todos los participantes, pensando en todos los detalles, cuidando a sus corredores...
Muchos deben aprender de este tipo de organizaciones. Valorar de una vez que esto no debe ser un negocio, que es una afición. Posiblemente nosotros mismos, los corredores, debiéramos ser los primeros en no inscribirnos en carreras tan sangrantes...
Mi más sincera enhorabuena a todos/as y cada uno/a de los que forman parte de esta organización.
Ahora a pensar en la quinta!!!

Lo "golpes buenos" corrieron a cargo de Pepín. Enhorabuena!!

ON THE UTSM to 2015


1 comentario:

Marco A. Garcia dijo...

Que experiencia más buena, poco a poco te estás convirtiendo en un símbolo del UTSM y desde luego te lo mereces. A mí me has servido de mucho, buenos consejos y muy acertados. Otro año intentaré estar un poco más cerca en los tiempos y por supuesto acabarme el espeto de novilho. Un placer compartir contigo, con tu familia y leerte.
___________________________________

http://corretortuga.blogspot.com.es/