miércoles, 4 de marzo de 2015

I VALENTRAIL. Valencia de Alcántara.


Ya sabéis muchos de vosotros que Valencia de Alcántara es una localidad a la que tengo un enorme aprecio. Allí estuve viviendo unos años, y también estaba allí cuando Héctor nació. Allí pasó sus primeros años de vida, y es por eso que tengo un bonito recuerdo. Las gentes de Valencia, alumnos, compañeros y amigos, nos acogieron allí como si fuéramos uno más del pueblo.
Escalando "Dani El Escaso" 6b. Puerto Roque
Me encantaba ir a hacer la compra allí. Entraba en la panadería o carnicería, y allí me podía tirar media hora en cada tienda hablando con la gente. Me encantaba.
Cuando contacté con Manolo, y me comentó que definitivamente se realizaría la Carrera por montaña Valentrail, sentí unas ganas inmensas de ir a correr allí. el recorrido pasaba por tantos sitios en los que había estado paseando, escalando, montando en bici... conocía perfectamente cada uno de los rincones de carrera... o casi.
Ruben, un "ex-alumno" y atleta del C. A. de Valencia de Alcántara, al que he ido a ver a alguna prueba en Cáceres y Mérida, ya me mandó un mensaje una vez informándome sobre la carrera.
Desde Mérida salimos Pepín, Raúl y Gaviro a las 6:45 de la mañana, buen madrugón después de una buena panzada de comer en el Italiano del Foro. Apenas había dormido unas 5 horas, esa noche.
No seguimos las instrucciones de la educadísima guia del GPS del coche de Pepín, lo que nos permitióm llegar antes y que pudiéramos tomar un café en el mítico bar Narirobi, donde, vayas a la hora que vayas, sales con el clásico olor a fritanga. Allí se unió Falcón.
Foto en el Dolmen de la plaza y pillamos el autobús hacia el Camping, donde estaba Gonzalo. Ya estamos los 6 componentes del Mérida Trail.
Lo cierto es que poco calentamos, un corto rodaje por el camping, y colocados en la línea de salida.
Pistoletazo y salimos a correr. El ritmo de salida fue excesivo, estábamos haciendo los primeros km alrededor de 4 min/km. demasiado rápido. Ponto me doy cuenta de que hay que aflojar eso, y enseguida me alcanzan todos los compañeros. Sólo me quedo con Pepín, y Raúl que vendría un pelín por detrás.
A partir del km 4.5 empezaría la primera subida. Uf, también demasiado rápido. al final de ella están Javi y Juan Carlos. Dos antiguos alumnos del IES Loustau Valverde. Es inevitable parar a saludarles, sólo unos segundos, pero estaba loco por reencontrarme con ello, en salida sólo vi a Ricardo.
Están todos enormes!!!
Quizás el firme recorrido no es del todo lo que  a mi me gusta. Prefiero tramos técnicos, senderitos, trochas... pero es inevitable tener que hacer largos tramos de pista.
En uno de los cortafuegos, me doy cuenta de que mis piernas se han puesto excesivamente moradas. Al apoyar la mano en los cuádriceps, se quedaban marcadas en color amarillo. Empecé a agobiarme un poco, y deje de ir cómodo. Parecía que algo no iba del todo bien.
Traté de ir con Pepín, Raúl estaba demasiado lejos ya, y el resto, Falcón, Gonzalo y Gaviro... ni les veía.
La carrera estaba bien balizada, pero algunos tramos tendían a ser confusos. Lo cierto es que no había tampoco demasiada pérdida.
En El pino cojo a Chisco.... salíó excesivamente rápido, demasiado, incluso le veía a lo lejos, km antes, que seguía corriendo rápido, en vez de regulando. Creo que al final le pasó factura.
Todos iban delante, y yo que pensaba que iba bien... gran decepción.
En El Pino aparece de nuevo Ricardo, a  Javi y Juan Carlos les sigo viendo en diferentes puntos (disfrutaban viendo cómo ahora es su profe el que sufre!!!)
Después de una larga subida te encaramas al Alto de Sierra Fría, aquí acaba todo, aunque ya es demasiado tarde para remontar posiciones, la carrera está muy estirada... La bajada discurre por un cortafuegos por el que hace muchos años había estado entrenando para ir a Alpes (pero andando... entonces no corría ni 1 km).
Cruce de carretera y paso de Puerto Roque. Uno de los lugares que más frecuentaba cuando vivía allí. Esa zona la conozco muy bien, la sierra la he recorrido por todos lados, desde el cruce del antiguo "Tabarín" hasta la misma frontera con Portugal.
Desde allí no quedaba otra que correr y correr hasta la meta. unos 10 interminables km hasta la meta. Aquí iba en compañía de Raúl. Pepín se quedó en el Alto de Sierra Fría,
 Lo cierto es que la motivación que llevábamosRaúl y yo, era más bien...mala. Creo que ninguno de los dos quería seguir corriendo. Queríamos que esto acabara cuanto antes.
Me dió un punto ver a Fati a lo lejos, y me planteé elk reto de pillarle. El ver que poco a poco me acercaba a él me motivaba cada vez más, al adelantarle, y no tener nadie más delante... las fuerzas volvían a fallar, pero apenas quedaba 1 km.
En la llegada, felicitaciones deManolo, gracias, y me encontré de nuevo con antiguos compañeros de trabajo, Elisa, Raquel y Martina.
El avi final, genial, de todo, típico de la zona, me encantaba, y me puse las botas...
Avi final. Muuucho
Aunque poco después empezaba la preocupación, Pepín tardaba en llegar más de lo esperado. había parado a echarse algo de reflex para el dolor en la espalda, pero no imaginaba que tardara tanto. Normal, después del maratón de Sevilla con un tiempazo de 3h05m  con una semana de recuperación... A veces no somos conscientes de lo burros que somos. Acabó, eso sí, y es de felicitar.
Después de darse un masaje con las mejores manos de Valencia, las de Jose Luis, encaminamos la vuelta a Mérida comentando la carrera.
En general, una carrera muy recomendable y que espero repetir las siguientes ediciones


CLASIFICACIONES
FOTOS:



LA CARRERA